Las aplicaciones nativas y las web app

    8 septiembre 2017

    Smartphones, tablets, smartwatches,…Cada vez estamos más rodeados de objetos cuyo funcionamiento depende de la tecnología y de programas diseñados específicamente para cada dispositivo. El desarrollo de aplicaciones multiplataforma tiene muy en cuenta el diseño de cada uno de ellos.

    Smartphones, tablets, smartwatches,… Cada vez estamos más rodeados de objetos cuyo funcionamiento depende de la tecnología y de programas diseñados específicamente para cada dispositivo. El desarrollo de aplicaciones multiplataforma tiene muy en cuenta el diseño de cada uno de ellos.

    Para poder ofrecer todas las opciones y funcionalidades, lo ideal es crear aplicaciones nativas, es decir, basadas en el lenguaje de cada terminal. Son las aplicaciones que nos podemos descargar en las plataformas de distribución de nuestro sistema operativo, más conocidos como AppStore o Play Store dependiendo del sistema operativo que utilicemos: IoS o Android.

    Este método es el que genera más rendimiento, pero resulta más costoso ya que implica adaptar la aplicación a cada sistema operativo. Para combatir esto, existen las web app. Son páginas adaptables a tu dispositivo a las que accedes a través del navegador; no es necesario, por lo tanto, descargarse la aplicación. Esa es su gran virtud a la vez que su principal inconveniente, ya que la experiencia del usuario no es tan buena como la de la app nativa.

    En ambos casos, no se debe olvidar un factor muy importante, y es que el usuario quiere acceder a la misma información con cualquier dispositivo, ya sea un ordenador, un teléfono o una tableta. Por lo tanto, no basta con colocar el mismo contenido en una pantalla más pequeña, sino que es imprescindible rediseñar la web de manera lógica y práctica para adaptarla al nuevo soporte. Esto llevará a organizar de nuevo los menús, comprimir algunas opciones o reestructurar la página; manteniendo, eso sí, la esencia. Es lo que se conoce como responsive design.

    Para eso es necesario no sólo dominar el código HTML para crear el texto y CSS3 para generar el diseño, sino que es recomendable el uso de frameworks y softwares personalizables que agilizan el desarrollo de la aplicación.

    Y es que, según el último estudio de Navegantes en la Red, elaborado por AIMC (Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación), el móvil es ya el principal dispositivo de conexión a Internet, desbancando al PC. Se despliega pues, un amplio abanico de oportunidades laborales que requieren de formación específica en el desarrollo de aplicaciones multiplataforma.

    Configurar y desarrollar nuevas aplicaciones multiplataforma o explorar y crear nuevos sistemas informáticos son algunas de las capacidades profesionales que se pueden adquirir cursando el Grado Superior en Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma de iFP en Madrid o Barcelona.

    te interesará leer...

    La automatización del hogar es posible con Arduino, uno de los conceptos que han revolucionado la informática. Esta plataforma apuesta por la creación de proyectos caseros que convierten un domicilio en una residencia más sofisticada, moderna e inclu...
    Aprovechando la cercanía del Día del Internet Seguro, es interesante hablar sobre uno de los mayores retos para las telecomunicaciones actualmente, la ciberseguridad. Los pronósticos para 2018 no parecen mejorar en este ámbito, según el Institut...
    Decía Chaplin que el objetivo del cine es transportarnos a la belleza a través de la realidad. Los amantes del Séptimo Arte siguen esta lección a pies juntillas y los festivales son los lugares indicados para nutrirse de esas enseñanzas. Estos evento...
    El enfoque práctico de la Formación Profesional funciona como su principal foco de atracción. De hecho, estudiar un ciclo formativo se ha convertido en la mejor opción para entrar en el mundo laboral. En los últimos años, la demanda de estos trabajad...