Combinar estudios y trabajo: los diez mejores consejos

    21 agosto 2019

    Es posible que, en algún período de nuestra vida, nos veamos obligados a conciliar estudios y trabajo. A primera vista, puede parecer una hazaña irrealizable por la falta de tiempo a lo largo del día. Sin embargo, hay algunas rutinas que facilitan enormemente la tarea de estudiar y trabajar a la vez. Ahí tienes diez consejos para hacerlo con éxito.

    Es posible que, en algún período de nuestra vida, nos veamos obligados a conciliar estudios y trabajo. A primera vista, puede parecer una hazaña irrealizable por la falta de tiempo a lo largo del día. Sin embargo, hay algunas rutinas que facilitan enormemente la tarea de estudiar y trabajar a la vez. Ahí tienes diez consejos para hacerlo con éxito.

    Las mejores diez recomendaciones para combinar estudios y trabajo

    Estudiar y trabajar al mismo tiempo exige esfuerzo, requiere ser organizado y metódico y exige motivación y fuerza de voluntad. Sin embargo, no es una quimera inaccesible y tener éxito laboral y académico genera satisfacción y ofrece muchas recompensas. A continuación, los diez mejores consejos para combinar estudios y trabajo:

     

    1. Ser consciente de la dificultad

    Si nuestro ritmo de vida nos lleva a tener que combinar estudios con trabajo resulta imprescindible ser conscientes que el reto requiere voluntad y esfuerzo. No es, en ningún caso, un reto inalcanzable. Pero, para conseguir un buen rendimiento en ambos ámbitos debemos afrontar la situación con máxima motivación y autoexigencia.

     

    2. Planificar al detalle

    Podemos trabajar y estudiar a la vez sin renunciar a desconectar, entretenernos y gozar de nuestros hobbies. Pero hay una condición sine qua non: es indispensable planificar el día a día de forma correcta. Una buena organización es la clave para disponer del tiempo necesario para cada tarea, así como una garantía para poder centrarse en cada tema sin distorsiones transversales. Repasar las tareas que tienes por delante te ayudará a organizarte y cumplir tus objetivos. Los días tienen veinticuatro horas, con lo que raramente podremos dedicar más de doce o trece diarias a estudiar y trabajar. Además debemos descontar las horas necesarias para dormir, comer y atender a otras necesidades cotidianas. Es recomendable que tu calendario tenga cierta flexibilidad de manera que puedas realizar cambios y afrontar imprevistos. Google Calendar, por ejemplo, puede ser una herramienta magnífica que permite consultar tus compromisos a través del móvil y del  ordenador des de donde estudias.

     

    3. Estudiar online

    Es importante valorar los horarios de clase y el tiempo que se ocupa desplazándose. La opción de estudiar online o de modo semi-presencial puede ser la solución. Por cada hora de clase tomada seguramente nos espere otra hora de desplazamiento.

     

    4. Distribuir bien del tiempo

    Hay que tener muy en cuenta la distribución del tiempo de estudio diario. Lo más aconsejable es destinarle aproximadamente una o dos horas. Es mucho mejor repartir el tiempo en sesiones diarias más cortas que afrontar toda la tarea de la semana en una sola noche. Estudiar mucho rato un único día reduce nuestro rendimiento de forma muy importante ya que es imposible mantener la concentración en periodos demasiado largos de tiempo. Por este motivo, también es recomendable tomarte un descanso cada cierto rato ya que te permitirá pensar más claramente.

     

    5. Centrarse en lo importante

    Ante la acumulación de tareas, cobra especial importancia la capacidad de discernir entre lo urgente y lo importante. La buena planificación nos librará de imprevistos y urgencias. El ahorro que obtengamos lo dedicaremos a todo lo que consideremos importante. Cuando se lleva un tiempo combinando trabajo con estudio, uno aprende a ir al grano y a ser cada vez más consciente que el tiempo es oro.

     

    6. Alejarse del móvil

    Aunque parezca imposible, el teléfono móvil puede desconectarse. Es más, en situaciones que requieren máxima concentración, apagarlo o quitar las notificaciones  te ayudará enormemente. De lo contrario, se convertirá en tu principal distracción. 

     

    7. No fiarse de la memoria

    Puede parecer que tenemos la capacidad de recordar todo lo que se nos explica. Sin embargo, la realidad nos demuestra que no somos infalibles y que somos incapaces de recordar todo lo que debemos hacer. Por tanto, es importantísimo tomar notas tanto en las clases como en el trabajo. A veces, solo una lista de tareas pendientes de resolver es suficiente. Y, obviamente, disponer de unos buenos apuntes con comentarios complementarios personales y una buena agenda de contactos facilita mucho el trabajo y puede sacarte de muchos apuros.

     

    8.- Recordar a menudo tus motivaciones

    Como en la vida en general, habrá momentos complicados y peliagudos. Te será mucho más fácil superarlos si tienes presente lo que haces y la razón por la que elegiste hacerlo. Tener presente el objetivo por el que te esfuerzas puede ser muy útil como motivación en los episodios más espinosos.

     

    9.- Dejarse ayudar

    Informar a tu familia que vas a tener una etapa densa y compleja es una decisión muy inteligente que puede facilitarte la delegación de responsabilidades en el hogar o contar con la complicidad de los compañeros de trabajo. ¡La ayuda de tu entorno puede ser un pilar fundamental para conseguir tus objetivos!

     

    10.-  Aplicar tus conocimientos en el trabajo

    Lo mejor de trabajar y estudiar a la vez es que puedes aplicar las teorías aprendidas a la práctica real. Los estudiantes más despuntados tienen claro que aprender no radica en aprobar exámenes y conseguir buenas notas, sino en entender conceptos y descubrir cómo se pueden usar para resolver problemas reales.

     

    Por último, a modo de conclusión, cabe destacar que, además de la ventaja económica que supone combinar estudios y trabajo, muchas empresas ven este hábito como un sinónimo de voluntad y capacidad de organización en el candidato, sumando así puntos de cara a futuras entrevistas para obtener un empleo. Así pues, combinar formación y trabajo puede ayudar a sufragar los gastos de los estudios a la vez que el alumno amplia conocimientos, desarrolla su perfil profesional y se convierte en un empleado más competente.


    ¡Comparte este artículo en FacebookTwitter o Linkedin con tus conocidos, seguro que puede interesarles!​

    te interesará leer...

    La demanda para estudiar Formación Profesional crece y, este año se suman 39.467 estudiantes, un 4,1% más, hasta los 1.013.912 alumnos. Sin embargo, este crecimiento ha provocado que, alrededor de 50.000 alumnos, se queden sin plaza de FP. ...
    2462La demanda de FP supera las expectativas y miles de alumnos se quedan sin plazamvega
    iFP, Innovación en Formación Profesional, ha participado un año más, en el programa de becas que Planeta Formación y Universidades desarrolla junto con el Ayuntamiento de L’Hospitalet de Llobregat. Esta convocatoria, que se desarrolla por quinto año ...
    2461iFP participa, un año más, en el programa de becas de Planeta Formación y Universidadesmvega
    Una colaboración entre ambas instituciones, - iFP (Innovación en Formación Profesional) y Fundación Atresmedia - que tiene como objetivo dar visibilidad la Formación Profesional en modalidad online y mostrar todo el abanico de oportunidades que este ...
    2458iFP y Fundación Atresmedia se unen para dar visibilidad a la FP onlinemvega
    El cuidado de las personas mayores se está convirtiendo en una muy buena oportunidad para aquellas personas que quieren encontrar trabajo y que tienen la vocación de ayudar a los demás. La población mundial envejece año tras año y, por este motivo, c...
    2457El cuidado de personas mayores, oportunidades laboralesmvega