Escribiendo sobre un informe
Sanidad y enfermería

¿Qué es un celador y qué hace?

Dentro del ámbito sanitario, el celador se encarga de vigilar que todos los cumplimientos del centro se lleven a cabo de la forma correcta y velar por el bienestar de los pacientes. ¿Quieres saber más sobre esta figura profesional? ¡Te contamos sus funciones y qué requisitos necesitas para dedicarte a ello!

¿Qué es un celador?

Un celador es el profesional que, principalmente, se encarga de hacer las movilizaciones a los pacientes y trasladarlos de una unidad a otra en un hospital, clínica, centro de atención primaria u otra institución de atención médica. Anteriormente, para trabajar como celador, no era necesaria tener una titulación, aunque desde hace ya algún tiempo, esto ha cambiado. Ahora, si quieres encontrar trabajo como celador, en la mayoría de los hospitales o centros médicos asistenciales es requisito indispensable tener un título, como el de técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería.

¿Qué hace un celador sanitario? Dentro del ámbito sanitario, el celador se encarga de vigilar que todos los cumplimientos del centro se lleven a cabo de la forma correcta y velar por el bienestar de los pacientes. ¿Quieres saber más sobre esta figura profesional? ¡Te contamos qué has de estudiar para ser celador, sus funciones y qué requisitos necesitas para dedicarte a ello!

¿Qué hay que estudiar para ser celador?

Para ser celador, puedes estudiar un ciclo de formación profesional relacionado con el área sanitaria. Infórmate de nuestro Grado Medio en Cuidados Auxiliares de Enfermería:

¿Cuáles son las funciones del celador?

El objetivo principal de un celador consiste en asegurar el bienestar del paciente. Aun así, las funciones de los celadores vienen detalladas en el punto 2 del artículo 14 del Estatuto de Personal No Sanitario al Servicio de las Instituciones Sanitarias de la Seguridad Social, pero… ¡no te preocupes! Aquí tienes un resumen para que puedas echar un vistazo a las funciones de un celador.

  1. Ayudar al personal sanitario

    Una de las principales funciones que tiene un celador es ayudar a los auxiliares a realizar tareas cotidianas como: asear pacientes, procurar que estén bien alimentados y atender todas sus necesidades o derivar las consultas al personal correspondiente.
  2. Acomodar a los pacientes

    Un celador deberá instruir a los pacientes sobre cómo usar y manejar las persianas y cortinas de la habitación o la cama en la cual se encuentra. Asimismo, procurará que los enfermos no hagan un mal uso de las instalaciones o de la ropa de hospital, evitando así el deterioro de estas. Si un paciente pasa de urgencias a planta, por ejemplo, será el celador el responsable de llevarlo de un lugar a otro, ya sea en silla de ruedas o en camilla. También es el celador la persona que traslada a los pacientes a hacer cualquier prueba exploratoria dentro del centro, como ir a hacer un TAC o una radiografía.
  3. Movilizar a los pacientes

    En algunos casos, será necesario que los pacientes sean trasladados de una planta a otra o, si tienen que someterse a una intervención, deberán ser llevados a quirófano. El celador se encargará de que el paciente llegue a su destino de la mejor manera posible y sin ningún percance. O si hay que hacer cambios posturales o levantar a pacientes con movilidad reducida o limitaciones físicas, serán los celadores (junto con las enfermeras y los auxiliares de enfermería si es necesario), las personas responsables de levantar y mover a los pacientes enfermos.
  4. Informar sobre desperfectos

    Los celadores, a causa de tener un trabajo en el cual deben desplazarse por el centro sanitario, suelen ser los primeros trabajadores en localizar las distintas anomalías que el edificio pueda presentar. De este modo, cuando un celador se da cuenta de un desperfecto, tanto si este se encuentra en el interior o exterior del edificio, deberá avisar al departamento superior para que se arregle en cuanto antes.
  5. Labor de vigilancia

    Como te hemos comentado antes, el celador tiene como misión principal el bienestar del paciente. Por este motivo, es importante que sepa mantener el silencio y el orden dentro del centro sanitario para que los enfermos y familiares puedan descansar. Controlar en todo el momento el comportamiento de los pacientes, visitantes y familiares será una de las principales funciones del celador.
  6. Trasladar objetos y documentos

    En los hospitales se concentran una gran cantidad de documentos descomunal: fichas de pacientes, recetas de medicamentos, autorizaciones, resultados de pruebas médicas y un sinfín de archivos. El celador tendrá como obligación trasladar documentos de una planta a otra del hospital, así como objetos sanitarios o no, que se necesiten en otro lugar.
  7. Prestar servicios de guardia

    Algunos celadores pueden realizar guardias para controlar las instalaciones, tanto exteriores como interiores. Normalmente, este tipo de vigilancia suele darse por la noche, por lo que el trabajador suele ser recompensado económicamente por nocturnidad.
  8. Prestar servicios de ascensorista

    Un celador puede prestar servicios de ascensorista siempre y cuando se le asigne especialmente este cometido o las necesidades del servicio lo requieran. Algunos pacientes, sobre todo los que están en camilla o silla de ruedas, necesitan que alguien les acompañe y les atienda para coger el ascensor y trasladarse hacia otra parte del hospital.

¿Cuáles son las habilidades necesarias para ser un buen Celador?

De un celador se espera que tenga determinadas habilidades sociales y que sea una persona empática, con vocación por tratar y ayudar a personas enfermas y que esté dispuesto a trabajar a un ritmo rápido. Pero hay más requisitos para ser celador:

  1. Trato con las personas
    Un celador debe ser un profesional con capacidad para asistir a personas enfermas, que tengan cualquier tipo de discapacidades o personas con movilidad reducida, ya que su trabajo consiste en atender al paciente, ya sea trasladándolo a hacer una prueba determinada, levantándolo o haciéndole cambios posturales de forma regular.

  2. Mucha empatía
    Los celadores también deben ser profesionales con altas habilidades empáticas. Su día a día es atender a personas que, en la mayoría de los casos, están enfermas o se encuentran en un una situación de vulnerabilidad, por lo que saber comprender y empatizar con ellos ayudará al enfermo a sentirse más arropado.

  3. Habilidades comunicativas
    De un celador se espera que sea un profesional con habilidades comunicativas sólidas, puesto que su función será la de atender sus necesidades de movilidad, comprender sus inquietudes y hablar con ellos para explicarles, por ejemplo, dónde van a ser trasladados o por qué deben llevarlos de un lugar a otro.

  4. Don de gentes
    Para ser celador hay que tener don de gentes y tener la predisposición de querer ayudar siempre a los demás. En algunos casos, los celadores deberán estar en la recepción de un centro médico u hospital atendiendo a las personas que llegan para ir al médico o a una visita. Serán los celadores los que indiquen por dónde deben dirigirse dentro del centro.

  5. Trabajo en equipo
    Es muy importante que los celadores sean profesionales con ganas y capacidad para trabajar en equipo, puesto que constantemente deben dar apoyo a los demás profesionales sanitarios, ya sean técnicos en cuidados auxiliares de enfermería, enfermeros, médicos o personal de administración y documentación sanitaria. 

  6. Personal multitarea
    Uno de los requisitos que se espera que tenga un celador es la capacidad de ser un perfil multitarea. Y es que los celadores deben realizar muchas funciones durante su puesto de trabajo, por lo que tiene que tener la capacidad de saber organizarse, priorizar y tratar de realizar varias tareas al mismo tiempo de forma eficiente y eficaz.

¿Qué es necesario estudiar para ejercer las funciones del celador?

Para poder ejercer las funciones de celador es obligación cumplir con los siguientes requisitos básicos:

  • Tener la nacionalidad española o ser miembro de cualquier estado de la Unión Europea.
  • Tener los 16 años cumplidos en el momento de presentarse a las oposiciones.
  • Estar en posesión de un certificado escolar.

El certificado para poder trabajar como celador se puede obtener de manera presencial o telemática. Ambos tendrán el mismo carácter y será decisión del alumno decantarse por el que le resulte más apropiado. Aunque no es necesario para ejercer en esta profesión, existen estudios oficiales que complementan y facilitan el acceso a este tipo de profesiones, como es el Grado Medio de Auxiliar de Enfermería. Aunque con este título no obtienes el certificado, te capacita profesionalmente para ejercer en este puesto.

Eso sí, para poder ejercer como celador en un centro público deberemos presentarnos a las oposiciones para celador que organiza el Ministerio de Sanidad. Para superar estas pruebas debemos estudiar un temario especializado en dicha oposición, que consta de distintos temas como: la normativa general, la normativa sanitaria básica o las labores administrativas básicas de un celador.

Una vez superadas las oposiciones deberemos cumplir con unas exigencias:

  • Estar física y psicológicamente en buenas condiciones.
  • Ser una persona positiva y que empatice con los pacientes.
  • Transmitir sensación de templanza.
  • Unas óptimas habilidades de comunicación.

¿Cuál es el salario promedio de un Celador?

Si te interesa saber cuál es el salario promedio de un celador, debes saber que está entre los 20.000 y los 28.000 euros anuales. En función de si se trata de un centro de ámbito público o privado, de los años de experiencia o de si al celador le toca hacer turnos de noche, fines de semana o festivos, su sueldo puede ser mayor.

Por otro lado, debes tener en cuenta que, aunque oficialmente no es obligatorio tener un título sanitario para trabajar como celador, sí que es cierto que muchos centros sanitarios, hospitales, residencias geriátricas o centros de asistencia primaria solamente contratan a celadores que tengan un título que les permita trabajar como celadores, como el título de Cuidados Auxiliares de Enfermería. Con esta formación, podrás también alcanzar a tener un salario mayor y un puesto de trabajo mejor valorado.

Una profesión vocacional

Si eres una persona empática, paciente, tienes don de gentes y te gustaría trabajar en un puesto de trabajo dinámico, encajas perfectamente en la figura profesional de celador. Estudiar el Grado Medio de Cuidados Auxiliares de Enfermería te dará la oportunidad de ser celador o de escoger otra de las muchas salidas laborales a las que podrás optar una vez obtengas tu título. Las profesiones relacionadas con el mundo de la sanidad son vocacionales por naturaleza, por lo que, si te gustaría trabajar ayudando a las personas para conseguir su bienestar y mejorar su salud, este es tu sector.

Grado Medio de Cuidados Auxiliares de Enfermería

¡Infórmate!

Cuidados Auxiliares de Enfermería
Persona
Jessica Ruano
Dpto. Comunicación de iFP